Niños lectores, ¿nacen o se hacen?

Léales desde temprana edad y frecuentemente. Los primeros años son críticos para desarrollar un amor a la lectura para toda la vida. ¡Nunca es demasiado pronto para comenzar a leerle a su hijo o hija! Los siguientes consejos le ofrecen maneras divertidas para ayudar a que sus hijos se conviertan en lectores seguros y contentos. Intente diferentes consejos cada semana y vea cuales funcionan mejor.

Lean juntos todos los días
Lea con su hijo todos los días. Haga que este tiempo esté lleno de amor y cariño donde puedan abrazarse.

Póngale nombre a todo
Incremente el vocabulario de su hijo al hablar de palabras y objetos interesantes. Por ejemplo: "¡Mira ese avión! Esas son las alas del avión. ¿Por qué crees que se llaman alas?".

Dígales cuánto disfruta leer
Dígale a su hijo o hija lo mucho que disfruta leer con él o con ella. Haga de "la hora cuenta cuentos" la hora favorita de su día.

Lea con una voz amena
Léale a su hijo con expresión y humor. Use diferentes voces al leer. ¡Hágalo más divertido!.

Sepa cuando parar
Guarde el libro por un tiempo si ve que su hijo pierde el interés o si le cuesta trabajo poner atención.

Sea interactivo
Discuta lo que esta pasando en el libro, señale cosas que suceden en la página y haga preguntas al respecto.

Lea una y otra vez
¡Adelante, léale a su hijo su cuento favorito 100 veces!.

También hable sobre la escritura
Explíquele a su hijo cómo leemos de izquierda a derecha y porqué las palabras se separan por espacios.

Señale cosas escritas a su alrededor
Hable acerca de las palabras escritas que haya en su entorno. Pídale a su hijo que encuentre palabras diferentes en cada paseo o salida que hagan.

Lleve a su hijo a que lo evalúen
Asegúrese de evaluar a su hijo lo antes posible por su pediatra o maestro si tiene dudas acerca del desarrollo del lenguaje, oído o vista de sus hijos.

Sigue en nuestro blog da clic aquí